Buscar

6 remedios naturales para combatir los resfriados

Nos escuece la garganta. La nariz tan congestionada como mocosa. Las energías por los suelos. Un estornudo, dos, tres… no sabes cuando van a parar. Son síntomas claros de un inminente resfriado. ¿Y qué hacemos? Buscar en ese maravilloso botiquín lleno de medicinas del año pasado (o más antiguos) para agarrar lo que sea posible que evite que los síntomas sigan evolucionando.


Los típicos medicamentos que podemos encontrar en ese botiquín combaten los síntomas, como la tos, la fiebre o el dolor de cabeza, pero no atacan la raíz del problema y a veces debilitan aún más el sistema inmunológico. Un ejemplo son los antihistamínicos, que aunque frenan el goteo nasal pueden provocar infecciones sinusales o de oído, ya que espesan la mucosidad y la vuelven más difícil de expulsar.


Los remedios naturales suelen tener menos efectos secundarios al exponernos menos a ingredientes químicos dañinos, dirigiéndose a la raíz del problema y mejorando nuestra salud a largo plazo. Por lo que, te preguntamos: ¿Por qué no atacar primeramente el problema con un remedio más natural?


Cada persona es diferente. Y, por supuesto, en temas de salud siempre debemos ser aconsejados por nuestro médico. Pero Edward Fields Tea quiere mostrarte 6 remedios naturales para prevenir y curar los resfriados o sus variantes.


1. Trata los síntomas en cuanto asomen.


La forma en que se va a desarrollar una infección viral en los días o incluso en las semanas posteriores a su aparición depende en gran medida de las acciones que se tomen las primeras 24 horas. Beber mucho líquido e hidratarse bien es crucial a la hora de eliminar un virus.


2. Beber mucho líquido.


Se debe beber 1,5L de agua al día. Más del 50% de la población española espera a tener sed para beber agua. Sabemos que puede ser una tarea complicada pero es importantísimo beber mucho líquido. Si no te llama el agua, prueba con té, pero bebe.


3. Toma infusiones de té para ayudar al sistema inmune.


Las infusiones de té pueden aumentar las defensas de nuestro organismo. Sobre todo cuando cuentan con ingredientes como el jengibre, el limón o la miel. Puedes incorporar su consumo dentro de una dieta equilibrada para fortalecer el sistema inmune.


4. Antibióticos, los menos posibles.


Una cosa debe quedarnos clara: ¡los antibióticos no lo curan todo! Utilizar el antibiótico para todo solo puede provocar que no llegue a curarnos y debilitar el sistema inmune, ya que dan más trabajo al microbioma intestinal.


5. Descansar bien.


Puede que parezca una obviedad pero muchas veces no nos damos cuenta de la cantidad de actividad que emerge con la entrada del otoño. La vuelta a la rutina, al trabajo, cambio de temperaturas… trastornan nuestro descanso. Se debe dormir lo suficiente y seguir una dieta saludable para restaurar el sistema inmunológico.


6. Y recuerda: la mejor defensa es la prevención.


La mejor manera de evitar ponerse enfermo es tomar precauciones frente a los microbios como lavarse con frecuencia las manos con jabón, limpiar los puntos de contacto más comunes (es decir, la pantalla del móvil o el teclado del ordenador) y llevar en general un estilo de vida saludable. Y es que el ejercicio, una dieta sana y un descanso suficiente y de calidad pueden ser la clave para una entrada al frío feliz y saludable.


18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo